portada-USA2

Ópticos-Optometristas viajeros: Estados Unidos

¡Hola a todos! tras varios meses realizando interesantes entrevistas en el blog, vuelvo a escribir un post extenso, de los de antes, ya como graduado en Óptica y Optometría. Lo considero un post atípico, y digo atípico porque no ha sido habitual estos años atrás que escribiera en el blog sobre temas personales, como pretendo hacer en este post, en el que cuento con detalle mi experiencia en los Estados Unidos (EEUU), donde estuve viviendo 3 meses tras acabar la carrera, y todo lo que esta aventura y estos meses han supuesto para mí, en todos los ámbitos. Tras acabar los estudios y antes de la nueva etapa laboral que se presenta, era algo que tenía ganas de contar en mi blog y compartir con los que me leen habitualmente. En la segunda parte del post, sí me centraré más exclusivamente en hablar sobre optometría, y os contaré todas las actividades relacionadas con ello que tuve la oportunidad de hacer allí y en las diferencias que hay con respecto a España.

Siempre he tenido la sensación que cuando los estudiantes salimos de la Universidad estamos perdidos, llenos de dudas, básicamente no sabemos que hacer, para dónde tirar. Solo quizá algunos afortunados saben realmente lo que quieren, el objetivo concreto que persiguen en el terreno profesional. No era yo uno de ellos, ni mucho menos. Diría que no es lo habitual en nuestra situación, recién graduados con escasa o ninguna experiencia laboral ni clínica. Es algo normal, tampoco hay que amargarse, la vida consiste en ir descubriéndolo, y para eso tiene que pasar el tiempo, hacer cosas, y probar. Por este motivo, tras acabar la carrera en Junio estuve pensando qué hacer. Barajé la posibilidad de seguir estudiando un Máster el curso siguiente, quizá por ser una de las opciones más comunes, algo que sinceramente no tenía ningunas ganas de hacer, por no tener una base sólida y por no tener claro en qué campo de la optometría especializarme. En lugar de eso, preferí invertir el tiempo y el dinero en mejorar el inglés y en viajar, y con ello, vino la idea de salir al extranjero, y vivir, aunque solo fuera por unos meses, en otro país.

Tenía la oportunidad de hacerlo y lo hice. No fue fácil tomar la decisión, pero desde mucho tiempo atrás era una espinita clavada que tenía y que no hice mientras estudiaba, por ejemplo yéndome de Erasmus o en verano a otro país, como otros amigos hicieron. Durante el último curso, también tuve la suerte de contar con la opinión y los consejos de algunos profesores que me ayudaron mucho durante la carrera, gente que se preocupa por ti más allá de la nota de un simple examen, algo que se agradece en la Universidad pública, cuando a veces puedes tener la sensación de que eres solo un número. Escuchar las opiniones, las historias y las aventuras de otros compañeros con más experiencia es algo a lo que personalmente le he dado mucha importancia siempre, y eso me ayudó a decidirme, a dar el paso.

Yo decidí dedicar tiempo y esfuerzo al inglés por considerarlo útil, algo que hay que saber hoy día, y no solo por motivos laborales. Y es que empiezas a querer aprender inglés en serio cuando realmente le ves la utilidad y disfrutas con ello, si no, ya puedes haberlo estudiado desde primaria, como la mayoría de los de mi edad, o tener ciertos títulos oficiales, que en muchos casos no se traducirá en que uses o sepas dominar el idioma. Que a los españoles se nos de peor hablar otras lenguas se explica porque aquí no son necesarias, pero no es excusa, el que tiene interés puede. ¡Y además en nuestra profesión es muy útil! aunque pueda no parecerlo. Yo ya durante la Universidad le empecé a ver la utilidad, leyendo artículos científicos y publicaciones en inglés por interés propio, ya que la mayor parte están en este idioma, asistiendo a Congresos donde había expertos de otros países, hablando con otros estudiantes de optometría extranjeros a través del blog, o incluso viendo vídeos, películas y series en inglés, subtituladas al principio (muy recomendable esto último, por cierto).

A la hora de decidir ir a vivir un tiempo al extranjero, descarté desde el principio los destinos más habituales, como Irlanda o Reino Unido, porque es donde hay más españoles y porque tenía ganas de conocer la cultura estadounidense por mí mismo (y no por películas o por lo que la gente dice), tan diferente a la Europea, el país y su gente, y también por tener algún contacto con la optometría norteamericana, que personalmente creo que es de admirar en muchos aspectos. Hice muy bien, porque no coincidí con ningún español en todo el viaje, y el 95 % de las palabras que salieron de mi boca fueron en inglés. Esto era algo que tenía claro, con españoles al lado no se aprende inglés, primero porque acabas juntándote con ellos, no te hace falta el inglés y terminas hablando español, lógicamente, y segundo porque entre españoles solo sabemos criticarnos lo malos que somos hablando inglés. Es curioso que pasa exactamente lo contrario con los nativos de habla inglesa, que te ayudan y tratan de entenderte independientemente del acento y el nivel con el que hables inglés. Esto fue muy bueno y hasta un alivio, ya que yo tenía mucha base teórica, pero me faltaba acción, es decir, quitarme la timidez y la inseguridad de hablar y entender a alguien en inglés. Terapia de choque en toda regla. Lo conseguí, y la mejora os la podéis imaginar, aunque necesite muchos más años para seguir mejorando, pero para mí pasar ese bache era imprescindible.

Ya durante el último curso de la carrera empecé a organizar el viaje en mi cabeza, casi un año antes de irme. Fue un viaje enteramente organizado por mí mismo, sin agencias ni empresas de ningún tipo. Me planté totalmente solo en los Estados Unidos, sin conocer a nadie y con un nivel de inglés que aunque tampoco fuera horrible, no era ni mucho menos fluido. Los meses previos tuve que decidir una serie de cosas como la fecha (finalmente fue Octubre), a que academia de inglés acudir, encontrar una buena casa o piso donde vivir, averiguar qué tipo de visa necesitaba para poder estudiar allí algún curso de idiomas, lugares a visitar y la compra de vuelos, billetes de trenes y demás viajes, etc. Llevó su tiempo y trabajo, no creáis. Entre todas estas decisiones, una de las más importantes era elegir la ciudad a la que iría. Finalmente elegí la ciudad de Boston, en el estado de Massachusetts, región de Nueva Inglaterra (New England), por varias razones:

- Porque escuché que era uno de los sitios donde mejor se hablaba inglés de todo EEUU, aunque un tiempo después descubrí que para los americanos que no viven en la zona de Nueva Inglaterra es un acento en cierto modo “ridículo”, de hecho constantemente están haciendo bromas y burlas del acento bostoniano. A mí la verdad es que me encantaba el acento, es más, aunque cuesta más de entender, me gusta mucho más el acento americano que el británico, y diría que esa fue otra de las razones por las que elegir ir a EEUU.

- Porque es una ciudad en la que se respira cultura, llena de estudiantes y con algunas de las mejores instituciones del mundo, como la cercana Universidad de Harvard o el Massachusetts Institute of Technology (MIT). Además de esto, allí se encuentra la New England College of Optometry, una de las escuelas más famosas de optometría de EEUU, y aunque principalmente fui por mejorar el inglés, también tenía en mente realizar algunas actividades relacionadas con la optometría, como contaré luego.

- Porque está muy cerca de Nueva York, una ciudad que quería visitar sí o sí desde hacía tiempo. Visita obligada. Además volar a Nueva York desde España es más barato que a otras zonas de EEUU.

Acerté con la decisión, definitivamente. Boston es una ciudad muy acogedora, y aunque solo estés unos meses, te cuesta irte. Esto fue algo habitual que me comentaba la mayoría de los que tuvieron la oportunidad de vivir allí un tiempo. Yo viví en el barrio de Allston-Brighton, que es el barrio donde estaba mi academia de inglés. Vivía a 10 minutos de la casa donde nació el que fuera Presidente de los Estados Unidos, John Fitzgerald Kennedy y del apartamento donde la banda de rock Aerosmith empezó a tomar forma. A 30 minutos andando estaba la Universidad de Harvard. Este es un barrio lleno de inmigrantes, sobre todo asiáticos y mucha gente joven, la mayoría estudiantes universitarios, con muchos restaurantes de todo tipo de comidas del mundo, tranquilo y muy muy seguro, lleno de casas típicas americanas. Me encantaba. También estaba cerca de Back Bay, uno de los barrios más exclusivos de Boston, muy bonito y elegante, donde está la New England College of Optometry, y a 30 minutos del centro en tranvía.

 

En-Harvard2

En el campus de la Universidad de Harvard, para ver si se me pegaba algo

 

casa de Boston

Viví con estadounidenses en esta casa americana, que encontré a través de Airbnb, en el barrio de Allston

 

Aerosmith

El apartamento en la Commonwealth Avenue de Boston donde empezó la banda de rock Aerosmith

 

Boston, si bien no es que tenga quizá muchísimos monumentos para ver, es una de las ciudades más antiguas de EEUU, y de las más importantes. Llena de historia, por ejemplo, tuvo un papel destacado en la Independencia de este país del Reino de Gran Bretaña, un suceso muy importante para los estadounidenses que celebran por todo lo alto cada 4 de Julio. Además es un sitio próspero, especialmente en el ámbito de las ciencias y la investigación. Allí se han desarrollado algunos de los inventos y avances más relevantes de la historia reciente y cuenta con el mejor hospital de los Estados Unidos a día de hoy, hospital en el que por cierto, trabajan optometristas. También cuenta con la mejor Universidad del mundo, Harvard, que a su vez es la más antigua del país, en el municipio anexo de Cambridge, al otro lado del río Charles. Podría dedicar solo un post para hablar de Boston, pero como no es posible, diré que es un destino muy recomendado para visitar.

 

Skyline Boston

Skyline de Boston desde la “Prudential Tower” (220 metros de altura)

 

Aparte de la ciudad de Boston, pude conocer otras zonas de Nueva Inglaterra, como el Estado de Maine, concretamente su capital, Portland, y el Parque Nacional de Acadia, donde los colores del otoño eran espectaculares o el imponente Foxwoods Casino, en Connecticut (¡nos llevó la academia! que conste), un enorme casino, a lo americano, en medio de la nada, al más puro estilo Las Vegas, y en el que lo único que hice fue perder 20$ en la ruleta. Aprovechaba los fines de semana para viajar más lejos, así pude visitar Canadá, las ciudades de Montreal y Quebec, Nueva York y California. El viaje a California diría que fue para mí el más especial, porque no lo tenía planeado, surgió de casualidad. La lejana Costa Oeste ya era lo suficientemente atractiva como para no pensárselo dos veces ante la oportunidad que se me presentó. Allí visité San Francisco, una ciudad increíble, muy bonita, tranquila y acogedora, con su famoso Golden Gate Bridge y junto al imponente Pacífico, que enseguida pasó a mi top 1 de ciudades favoritas, el lago Tahoe, a 1899 metros de altitud y rodeado en su totalidad por las montañas de Sierra Nevada, el Parque Nacional de Yosemite y la zona de Napa Valley, muy famosa por sus vinos. También estuve en el campus de la Universidad de Berkeley, cerca de San Francisco, otra de las mejores del mundo, un campus inmenso y lleno de estudiantes. Las dos últimas semanas fueron íntegras para viajar por el país. Estuve en Chicago, en Washington DC, en Philadelphia, y finalmente de nuevo unos días en Nueva York, desde donde volvía para España, días antes de Navidad. Todos mis viajes fueron en autobuses o en trenes, algunos que se prolongaban hasta la eternidad o también, a veces, en vuelos económicos. De Chicago volví a Nueva York en un tren que tardaba 30 horas en cubrir el viaje. Una locura, pero que mereció la pena porque crucé varios Estados de la parte central de los Estados Unidos y también algunos parajes naturales de espectacular belleza. Me hospedaba siempre en casas de gente si se podía, ya fuera haciendo Couchsurfing o también usando Airbnb. ¡Si no conocéis estas plataformas os las recomiendo! Son opciones interesantes ya que te permiten conocer gente nativa y compartir casa con ellos, más útil si cabe si tu objetivo es mejorar el idioma. Al convivir con ellos, te empapas más de como es el país, su gente y su cultura. Y además que hay buena gente “en tos laos”. Más auténtico y bastante más barato que un hotel.

 

Acadia Magical Fall Foliage

“Magical Fall Foliage”, durante una ruta de senderismo por el Parque Nacional de Acadia (Maine)

 

Viñedos de Napa Valley

Viñedos de Napa Valley, en California

 

Puente Golden Gate

El Golden Gate Bridge, al atardecer, en la Bahía de San Francisco (California)

 

Reflected in the Bean

Reflejado en la “Bean” de Chicago (Illinois)

 

desde-el-helicoptero

Lower Manhattan, en Nueva York, desde el helicóptero

 

Seeing-Manhattan-mas-clara

Top of the Rock, en la terraza del Rockefeller Center. Nueva York

 

En cuanto a los Estados Unidos, es un país fantástico que merece la pena conocer, y cuando digo conocer, digo conocer bien, interesándose por sus ciudades, sus paisajes, su cultura, su historia y conociendo a su gente, una gente maravillosa, muy abierta, simpática y amable, dispuesta siempre a ayudarte y escucharte. Yo al menos tuve esa suerte, y es algo que me sorprendió gratamente. Chapó por ellos. Puede que esto sea debido a la mezcla enorme de culturas, una inmigración a un nivel al que para nada estaba acostumbrado, y que mentiría si dijera que no me chocó en un principio. Aunque a ellos esto les de más de un quebradero de cabeza, para mí fue algo muy positivo, ya que me llevé de allí amigos de muchísimas partes del mundo y pude ver otras formas de pensar y hacer las cosas. Este tipo de cosas influyen en uno, diría que para bien con total seguridad.

Decía antes que EEUU hay que conocerlo bien porque es un país que dada su posición y el cómo se vende al resto del mundo, genera a veces opiniones que no se ajustan del todo a la realidad. Prejuicios que yo mismo tenía y que, como siempre, nos ciegan. Tiene cosas muy criticables, pero otras también muy buenas, que yo es con lo que me quedo. Es un país que dada su enorme extensión y todo lo que ofrece es casi imposible conocer del todo, merece varias visitas si no estudias o trabajas allí. No vale sólo con una semana en Nueva York y hasta nunca. Otra opción más económica es conocer a gente de allí en España, siendo además otra buena forma de mejorar el inglés. Constantemente están viniendo a nuestro país para estudiar español o por turismo, atraídos por todos esos edificios antiguos que tenemos en Europa, algo que les entusiasma dada su arquitectura moderna y sus ciudades faltas de historia, si las comparamos con las nuestras.

Tener el interés de aprender y saber de otras culturas, de ver otras cosas, hace mejor a la gente, y aunque no te des cuenta, siempre te enseña algo. Este tiempo que he dedicado para mí estos últimos meses me ha cambiado la forma de enfrentarme a los retos, con menos miedos, de tener otras metas que antes ni siquiera contemplaba, de ampliar mis límites. En definitiva, otra mentalidad. Esto ha sido así, hasta tal punto que tras mi viaje al extranjero no descarto la posibilidad de ejercer fuera de España como optometrista. Por supuesto es más complicado, dado que nuestro título no es válido en determinados países, pero es posible. De hecho, tenemos varios compañeros trabajando fuera, a muchos de los cuales suelo entrevistar en el blog. No sé si lo haré algún día porque nunca se sabe lo que pasará, pero al menos ahora lo pienso seriamente, y esa es la diferencia.

De Estados Unidos echaré de menos el Jazz en los bares, nunca se me olvidarán esas copas de whisky en los rascacielos, con una banda de Jazz tocando en directo, o de Blues en Chicago. La música es de lo mejor que tiene este país. Eso sí, para un español tener que enseñar el pasaporte para beber, tengas la edad que tengas, es algo que no hay adjetivos para describir. También echaré de menos las largas caminatas por las ciudades, entre los enormes rascacielos y avenidas que llevas toda la vida viendo en películas, a la gente que conocí (aunque ya dos amigos han venido a España), los “road trips” conduciendo por esas interminables carreteras americanas, el hablar inglés durante todo el día, mi barrio de Boston, el color del otoño… Espero volver de nuevo, seguro que sí.

 

 

Para ir acabando esta primera parte, puedo decir que este ha sido un año de cambios, y a mejor. Bien es cierto que ahora mismo estoy en desventaja en cuanto a conocimientos con respecto a otros compañeros que optaron por empezar a estudiar algún Máster, pero no tendría sentido haber hecho algo en lo que no iba a poner entusiasmo e ilusión. Nuestra carrera siempre requerirá formación y experiencia, esto es una de nuestras mejores armas y estoy seguro que la iremos adquiriendo a medida que nos hagamos un hueco en la profesión. A la pregunta de, ¿qué es mejor hacer al acabar la Universidad? diría que no hay ninguna opción mejor que otra, esto depende íntegramente de la persona, pero esto es algo que no entiende mucha gente. Yo soy yo y mi circunstancia, decía el gran Ortega y Gasset. Es por ello por lo que hay que saber a quién escuchar, y que consejos tomar y cuáles no. Personalmente, va en mi naturaleza el ser un inconformista de lo típico, como suelo decir a veces, toda mi vida he notado que tendía a hacer cosas que no hacía la mayoría, de tener algunas inquietudes, ideas, o sencillamente formas de pensar que siempre me ha costado mucho encontrar en amigos o gente cercana. Salirse a veces de ese camino establecido que parece que tenemos que seguir. Es una virtud que espero no perder nunca.

 

Mi contacto con la optometría americana

Aparte de todo lo anterior, la otra parte esencial del viaje era tener algún contacto con la optometría norteamericana, por mínimo que fuese. Para mí el inglés era lo prioritario, pero estando en los Estados Unidos decidí aprovechar para investigar más sobre cómo era la optometría allí, visitar algunas Escuelas de Optometría, asistir a alguna conferencia o jornadas y conocer a estudiantes de optometría. Soy un tío tan inquieto que desde hace un tiempo me llama mucho la atención la situación de la optometría fuera de España, y esto es algo que cualquiera que siga mi página asiduamente lo habrá notado. Desde que empecé con el blog le he dado especial importancia a la parte de las relaciones sociales, en gran parte porque es algo que va en mi personalidad, y gracias a ello, y también echándole un poco de cara, he podido mantener contacto con varios estudiantes de optometría de otros países, habiendo podido conocer finalmente a algunos de ellos en persona cuando estuve en EEUU, tanto en Boston como en Philadelphia. Internet bien usado es muy útil, y ofrece este tipo de posibilidades que años atrás hubieran sido bastante más difíciles de tener.

Tuve el placer de conocer, en Boston, a dos estudiantes de optometría de la New England College of Optometry (NECO). Con una de ellas, Thu N. una chica de Florida pero de origen vietnamita, estuve hablando varios meses antes de ir y en todo momento se ofreció para enseñarme su Escuela si finalmente iba a Boston, un gesto de compañerismo que es de agradecer. Pude conocerla un día que quedamos para comer, ella vino con otra compañera de clase, y estuvimos hablando durante varias horas de todo un poco, incluso les enseñé algunas palabras clave en español para la práctica diaria en el gabinete. De optometría también hablamos claro está, lo que más ¡Tenía que aprovechar para saciar mi curiosidad! Fue aquí cuando tuve alguna pequeña discusión y alguna “mala cara”, mezcla de incredulidad e indignación al contarles que en España, el mismo profesional que está en el gabinete monta y vende también las gafas o el dispositivo que el paciente necesite. Les chocó eso, y no porque pensaran que por hacerlo fuéramos “menos profesionales” si no porque sencillamente, no es su trabajo allí. Peor fue la cara que pusieron cuando tuve que admitir que en España la mayoría de las veces no cobramos el examen optométrico. Menos mal que en todo momento fueron muy amables conmigo y le quité hierro al asunto, pero desde luego, entiendo que era para indignarse. Sinceramente, ese “mal trago” me hizo reflexionar. Ambas cosas allí son impensables, al igual que lo es en otros países cercanos a España, como Irlanda, Reino Unido o Noruega, por citar los casos que más conozco. A raíz de esto, es inevitable plantearse el debate de si en España la venta y montaje la debería realizar siempre otro profesional, preparado para ello, quedando el óptico-optometrista exclusivamente dedicado a la “parte clínica”. Este es un debate no exento de cierta polémica y con opiniones muy variadas, quizá debido a las amplias posibilidades y competencias laborales que engloba nuestro título en España. También el tema de cobrar o no los honorarios profesionales merece especial atención. Te animo a usar los comentarios para compartir tu opinión sobre estos temas.

Los meses antes del viaje me llevó un tiempo encontrar alguna actividad no muy cara para poder hacer en alguna Escuela de Optometría de los Estados Unidos, aunque tuve la ayuda de varios estudiantes de optometría, que eso facilitó las cosas. Decir también que en todo momento desde la dirección de NECO me atendieron y resolvieron todas las dudas que preguntaba vía email. Finalmente decidí inscribirme en uno de los “Sunday Seminars” que se organizan de vez en cuando en NECO, en Boston, algunos domingos de cada mes. Fue en Noviembre, y era un evento ya para ‘optometrists’, no para estudiantes, así que allí me planté yo sin dudarlo, solo ante el peligro. Las conferencias de ese día eran sobre Baja Visión, y en ellas participaron optometristas y profesores de la propia Escuela y hasta un oftalmólogo que habló sobre retinosis pigmentaria. Se trató el tema de la Baja Visión desde un punto de vista básico (incidencia, causas más comunes…), selección de pacientes más idóneos y procedimientos. Se incidió mucho en aplicaciones para smartphones y también hablaron de algunas técnicas nuevas, como los chips implantados en la retina. La parte final fue muy interesante y entretenida, y para mí novedosa ya que no había visto nada igual. Consistió en testimonios de pacientes reales con diversas patologías oculares graves que conducían con dispositivos para Baja Visión, porque en los Estados Unidos muchos Estados permiten conducir con telescopios. Desconocía esto totalmente, y me sorprendió mucho, ya que hacían una vida perfectamente normal.

 

certificado-NECO

Certificado de asistencia en New England College of Optometry (Boston)

 

No me fue mal allí. Ya al llegar, durante el desayuno, pude hablar con una optometrista que se sentó en mi misma mesa, y más tarde, en el almuerzo, un optometrista de Chicago ya mayor, a punto de jubilarse, empezó a contarme batallitas de la optometría americana y de cómo había cambiado todos estos años, poniendo todo mi esfuerzo en entender su fuerte acento americano. Estaba acompañado por su hija, también optometrista. Yo salí de aquella Escuela ese día con una satisfacción personal enorme. Para mí fue un logro, por poder entablar, pocos meses después de conseguir mi título, una conversación con optometristas veteranos de otros países y en otro idioma distinto al mío, ver tan mítica Escuela por dentro, que es preciosa por cierto, y participar en unas Jornadas en las que entendía la mayor parte de la charla en inglés.

 

NECO-nevada

New England College of Optometry, nevada

 

La otra Escuela de Optometría que visité fue la de Philadelphia, el Pennsylvania College of Optometry (PCO), otra de las más famosas y antiguas. Allí estudia Kassandra M. una estudiante de optometría a la que le encanta su carrera, con la que aún mantengo el contacto y que no dudó en quedar conmigo y hasta ofrecerme un tour por el interior de su Escuela. ¡Vaya lujo! Lo que yo os diga, son geniales estos americanos. Pude ver las clases, las principales salas donde hacen las prácticas y los gabinetes, que fue lo que más me llamó la atención. Son al menos 50 o más gabinetes separados unos de otros por unas paredes a modo de biombos y dispuestos en forma circular todos en una enorme sala. En cuanto al equipamiento, nada que envidiar a las Universidades de España. ¡Nuestros queratómetros en Madrid eran mejores! Lo que sí tienen de diferente es que son ellos los que se compran sus propios instrumentos, o a veces se los facilita la Escuela, por ello suelen tener sus propios retinoscopios, oftalmoscopios (binoculares también, ya que pueden dilatar), y un maletín con varios tipos de lentes de Volk, las cuales siempre llevan grabadas con su nombre. Todo estudiante de optometría americano que se precie tiene este maletín.

 

PCO entrada

Entrada del Pennsylvania College of Optometry

 

PCO

En uno de los gabinetes del Pennsylvania College of Optometry

 

copa-PCO

Entre todas las Escuelas de optometría de EEUU hay un concurso anual de estudiantes para ver cual es la mejor

 

maletin lentes de volk

Maletín con lentes de Volk, para diferentes usos

 

Que allí la optometría es diferente es algo de lo que somos conscientes, muchos dicen que no se puede ni comparar. Yo no lo creo, hablamos de la misma ciencia, tenemos mucho en común aunque existan diferencias a la hora de ejercer. Dadas estas diferencias, el proceso para conseguir el título también es diferente, tienen más formación que la que tenemos en España, por lo que requiere más años de estudio. Me costó un tiempo enterarme bien del proceso, pero aquí va:

Los estudiantes tras acabar el “High School” con 18 años, lo que equivaldría a nuestro Bachillerato, pasan a estudiar un “Bachelor’s Degree”, durante 4 años. Este consiste, en el caso de alguien que quiera ser optometrista, en 4 años dedicados a materias de Ciencias (Science Degree), como física, matemáticas, anatomía, biología, química, etc. Es por ello que conocen perfectamente la parte física de la óptica y este es el motivo por el que en el plan de estudios de la carrera de optometría propiamente dicha no haya física ni este tipo de asignaturas. ¡Y me quejaba yo de las matemáticas y la física de primero de carrera! Tras acabarlo, a la edad de 22 años si todo ha ido bien, tienen que realizar un examen (Optometry Admission Test) en el que se evalúan los contenidos aprendidos en esos 4 años, que sería algo así como una especie de selectividad. Si pasan este examen, entrarían a la escuela de optometría, la cual son otros 4 años. Con 26 años acabarían, y ya solo les quedaría aprobar el “National Board of Examiners in Optometry”, un examen para poder ejercer en el Estado que el profesional elija. Como veis, un proceso nada fácil, y tampoco barato. La educación en EEUU es muy buena pero exageradamente cara, y lo habitual es que los estudiantes pidan prestamos (loans) que van pagando una vez que empiezan a trabajar.

Por otro lado, el día a día en la carrera de Optometría es intenso, con muchísimas prácticas y exámenes, teniendo contacto con pacientes reales ya desde el segundo curso, aunque esto depende de cada Escuela. El último curso es exclusivo para prácticas externas con pacientes reales. Les llaman “rotations” y consiste en ir rotando por diferentes estancias, de lo más variadas, ya sea en la misma ciudad o en distintos Estados del país. Es también habitual que vayan a otros países a realizar estas “rotations”. Según me comentaba un administrador de la web Optometry Students, España era uno de estos destinos. Tienen libertad para escoger. Es común también, al menos en NECO, que algunos alumnos pasen unas semanas como voluntarios en un país menos desarrollado, en su caso Belice. La implantación del Grado en España, en cierto modo, ha traído este tipo de cambios a las aulas, cosas que no eran tan habituales anteriormente: mayor participación durante el curso, trabajos, exámenes más frecuentemente, prácticas externas y 4 años de carrera. Otra cosa que yo noté es que en EEUU se estudia “más para el mundo laboral” por decirlo de alguna manera, cosa que se le critica mucho a la Universidad española en la mayoría de carreras. En España, y no sé si estaréis de acuerdo conmigo los que estáis leyendo ahora mismo, salimos de la Universidad sin saber prácticamente nada del mundo laboral, o al menos así nos sentimos muchos, lo cual hace que al principio no sepamos desenvolvernos en el puesto de trabajo, y tengamos una inseguridad que no ayuda para nada. No digo que los alumnos no tengamos ninguna culpa de ello, pero no es solo responsabilidad nuestra.

En cuanto a competencias y diferencias con España, se podría decir que la optometría norteamericana tiene un perfil marcadamente clínico, con un amplio conocimiento sobre patologías, tanto sistémicas como oculares, y farmacología. De hecho han de saber diagnosticar ciertas patologías y remitir a otro profesional cuando sea necesario, y pueden usar y prescribir una serie de fármacos, no solo midriáticos y cicloplégicos, si no también fármacos para tratar patologías, como el glaucoma. Al modo que entendemos la optometría en España, a mí personalmente hay cosas que no me parecen que entren dentro de nuestro campo, o cosas que yo no querría tener dentro de mis competencias. Por ejemplo, algunos Estados hasta pueden realizar pequeñas cirugías y usar láseres, procedimientos que estarían más cerca de la medicina que de la optometría, siempre a mi modo de entender. No son pocos los roces que tienen, y han tenido, con los oftalmólogos, roces que muchas veces acaban perjudicando al verdadero interesado y al que menos culpa tiene: el paciente.

En cuanto a los sitios donde trabajan, no difiere tanto con España, puedes encontrar optometristas en ópticas, en clínicas de optometría y oftalmología, en el Ejército, docencia e investigación y en hospitales, muchos de ellos importantes, algo que considero que es clave en una profesión sanitaria. Por estar, están hasta en las cárceles y en la NASA. Me llamó también la atención ver muchos centros dedicados a una parte concreta de la optometría, por ejemplo era habitual por el barrio donde vivía ver clínicas de contactología como la de la foto de abajo, pequeños locales en los que solo se adaptaban lentes de contacto, regentados por algún Doctor of Optometry.

 

Centro de contactologia

 

 

En lo referente a las ópticas, son como en España, pero la principal diferencia radica en que el “optometrist” no ha de vender ni montar ninguna gafa, digamos que su terreno es el gabinete, de ahí no sale. Esto no quiere decir que no conozcan qué tipos de lentes son las más indicadas para cada paciente, como funcionan, como adaptarlas, etc, pero no es frecuente ver al optometrista en la zona de atención al público, al menos no en los centros que yo visité. Al tener más formación clínica aumentan sus competencias y su campo de acción, así como su responsabilidad, que esto es importante tenerlo en cuenta. Tienen su propio horario, que puede ser distinto del horario comercial y se suele especificar en la entrada, y, evidentemente, mejor sueldo (puede estar por encima de 100000€/año) y un alto reconocimiento por parte de la sociedad. También es cierto que trabajan muchísimo. He escuchado de americanos decir que viven para trabajar en vez de trabajar para vivir. Por ejemplo, tienen por ley la mitad de días de vacaciones que la mayoría de países europeos.

De todas formas, y para terminar, no debemos caer en el error habitual que tenemos los españoles a infravalorarnos constantemente ante lo que hacen en otros países, comparándonos sin saber. En todos lados cuecen habas, pero sí que es cierto que creo que es inteligente el tener interés en conocer y hablar de cómo lo hacen otros países, como he hecho yo aquí, especialmente en nuestro campo, con la intención de adaptar en España lo que consideremos que ellos hacen bien, al menos yo lo veo así. ¿Utópico? No si otros han podido conseguirlo, más aún en un país como España, que constantemente está importando costumbres, negocios, y modos de vida de otros países. El tiempo y los profesionales lo decidiremos.

Si has conseguido leer el post entero, y encima te ha gustado y no te ha parecido pesado, me alegro por partida doble. Espero que esto sirva además para los nuevos graduados o los que están estudiando aún, ya que siempre es bueno escuchar a otros que están o han pasado por la misma situación. Tenemos una carrera y una profesión con potencial, aunque desconocida, que tiene mucho que ofrecer a la sociedad y con muchas opciones, tanto en España como en el extranjero, que muchas veces ni nosotros mismos conocemos. Esperemos que las cosas sigan mejorando.

Gracias por vuestro interés, como siempre.

*Nota: puedo estar equivocado en alguna información, ya que yo no vivo en EEUU. Esto fue lo que pude ver y averiguar por mí mismo tras mi estancia allí y durante este tiempo teniendo contacto con la optometría norteamericana.

También te podría interesar:
¿Por qué estudié óptica y optometría?
Oculista, un término ambiguo
La vida de un optometrista español en Kenia

24 Comentarios

Dejar comentario
  1. Inma Aguaza dice:

    ¡Hola Juan Carlos!
    ¡Qué envidia! (sana,claro está)
    Antes de nada,agraderte que compartas tu experiencia. Algo sabía de que el optometrista podía aplicar cirugía láser en EEUU ya que conozco a una chica que es optometrista en Miami. Ojalá hubiese tenido esa formación y poder ejercer la profesión con más libertad,ya que mi sensación es que cada vez nos cierran más puertas y cada vez se permite más que otros profesionales se metan más en nuestro campo sin ser especialista,luchamos muy poco en España por nuestros derechos (lo que me ha hecho siempre darle mil vueltas a lo de ejercer en otro país)
    Decirte que en la óptica en la que trabajo la venta y el montaje se delega en comerciales y montadores,el optometrista está en gabinete,con decirte que el comercial nos lo pasa por el auto la mayoría de las veces.
    Un saludo.

    1. Hola Inma, que bien leerte por aquí, gracias por tu comentario! Te lo agradezco a ti, tiene merito leerse un post de 5500 palabras jeje Me alegro que te haya gustado. Está curioso desde luego, y sí, no son muchos los Estados que pueden aplicar el láser, pero sí los hay. Con más formación es cuando se harían mas cosas, por ahí van los tiros. Y luchar, como colectivo.

      Si decides irte por ahí fuera pregúntame, que tengo bastante información util. Cuidate!

  2. Sara dice:

    Hola, me ha encantado la entrada. Soy estudiante del grado en Optometría en la UCM actualmente y necesitaba leer sobre otro estudiante de mi carrera al que le asaltaran las dudas que me están asaltando a mi una vez me gradúe. ¿Y ahora qué? Es la pregunta que más resuena en mi cabeza.

    Me has dado muchísimas ganas de ir a EEUU y animarme de una vez a soltarme con el inglés, ir a Boston que lo llevo deseando muchos años y lanzarme a una aventura así.

    Lo importante no es si te has metido en un master o no, si no en todo lo que has aprendido, conocido y vivido estos meses y eso no lo habrías conseguido de ningún otro modo. Además antes debes descubrir el camino por el que quieres luchar y no meterte en algo porque se supone que es lo que tienes que hacer.

    Espero más entradas como estas y aprovecho para decirte que me encanta tu blog y haberme topado con un optometrista que disfruta tanto de esta carrera y que echo de menos ver gente así cada día en las clases de la universidad.

    Suerte en el siguiente paso del camino.

    Un saludo

    1. Muchísimas gracias por el comentario Sara! Es una pregunta habitual, que da un miedo de la leche, pero que hay que plantearse y elegir. Valora tus opciones, y la que hagas estará bien. Si puedes irte a EEUU, pues yo te te lo recomendaría, claro, y más Boston. Es genial.

      Al final es eso, se trata de aprender de lo que hagas, ya sea de óptica, de optometría o “de la vida”, que también es muy necesario, por lo menos para mí.

      Suerte con ello también, y que sigas visitando el blog! Saludos

  3. María dice:

    ¡Hola! Me ha gustado mucho leerte. La verdad que al principio me he sentido muy identificada contigo por el hecho de no tener claro qué hacer al acabar la carrera y las ganas de querer viajar y aprender inglés. Y es que tu experiencia me ha dado más ganas aún. Es de agradecer que haya personas como tú que expliquen sus vivencias para que los demás consigan hacerse una idea.
    Respecto a que allí únicamente graduan y no venden gafas ni las montan, sinceramente es totalmente respetable pero yo como casi optometrista y trabajando de momento en una óptica solo como vendedora, tengo la clara opinión de que, vender gafas no es algo que me fascine, pero el echo de elegir las adecuadas, los cristales adecuados y después montarlas es algo que creo que entra en el ámbito del optometrista (y por otra parte porque me encanta la parte de taller).
    Y nada, que me ha gustado mucho leer tu experiencia, y que vaya muy bien. Saludos.

    1. Gracias por leerme María, me alegro que te haya parecido interesante y te haya servido!

      Cierto, es totalmente respetable, de hecho a mi no me parece mal que aquí lo hagamos, pero sí que es cierto que por otro lado, los paises donde la optometría es mas respetada por la sociedad son aquellos donde digamos que la óptica y la optometría “están separadas”, tal y como explico en el post. Recalco que aunque no se dediquen a la venta pura y dura, sí que deben saber seleccionar que tipo de lentes van mejor, y hasta monturas. En cuanto al taller, diría que eso sí que no lo tocan, pero es imposible saberlo 100 %, lo mismo alguno lo hace también.

      Gracias de nuevo, suerte a ti también

  4. Ana Beatriz dice:

    Tengo una curiosidad… Dices que una rotación es en España, pero con las diferencias que hay tanto a nivel académico como legislativo, ¿a dónde van? ¿A una óptica? Si aquí no dejan ni usar fármacos diagnósticos…

    Por cierto, me ha parecido muy interesante esta entrada del blog!! Ya lo compartí!

    1. Hola Ana Beatriz! Primero gracias por leerlo, y por compartirlo!! ;) Sí, eso al menos es lo que me han comentado, que la posibilidad de España existe. Tendrán acuerdos con algunos centros educativos privados, clínicas… lo desconozco con certeza. Pero en España se hace muy buena optometría, hay muy buenos profesionales y profesores, con un alto nivel también en contactología por citar algún ejemplo, así que aun habiendo diferencias tanto a nivel legislativo como académico, creo que pueden llevarse bastante de aquí. Aparte de eso, por aprender español, que para ellos (al menos para los estadounidenses) es un valor seguro, porque allí hay mucho hispanohablante.

      Saludos!

      1. Sofía dice:

        Hola Juan Carlos y demás lectores,

        mi nombre es Sofía Ruiz, coordinadora de docencia del Centro Boston de Optometría. La información que estás dando es muy sesgada. Llevamos 30 años yendo y viniendo de EE.UU. y colaborando con escuelas de Optometría de diferentes Estados. Nos llevan 20 años tanto a nivel académico, como legislativo y competencial. De hecho esta locura de ser “Óptico-Optometrista” no existe más que en España. Lo que somos aquí, para ellos es un dispensing, como bien comentas en ese sentido.
        Si te informaron bien, Juan Carlos, y me lo permites, por contestar a Ana Beatriz, el centro de afiliación de NECO (New England College of Optometry) y el único que recibe alumnos americanos de cuarto curso en España, es el Centro Boston de Optometría. También hemos recibido alumnos de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, la Universidad de Pomona en California y San Antonio de Texas.
        Evidentemente, les interesa el español, pero no van a perder 3 meses de clínica (por los que pagan a su escuela 7-8.000 dólares) si no fuera porque vienen con la seguridad de practicar al nivel de la optometría americana, tutelados por clínicos con licencia para el trabajo en su país y por tanto con buen crédito.
        El único interés de esta respuesta es no confundir ante lo que es un profesional aquí y allí. Es mejor conocer las cosas a las claras, pues eso nos ayudará a ambicionar crecer. Seguir diciendo al Ó-O español que estamos al más alto nivel, como postula nuestro colegio, es un engaño como un castillo y aceptar que nos traten como a tontos conformistas.

        Un saludo del equipo CBO.

        1. Hola Sofía, gracias por tu comentario! Por supuesto que mi opinión es sesgada, así lo hago notar en todo el post, que es una opinión subjetiva sobre mis impresiones de los pocos meses en los que estuve en Estados Unidos especialmente para mejorar el inglés, y de todos estos años hablando con algunos estudiantes extranjeros. Si lo escribo es porque desde hace tiempo tengo esa curiosidad, pero evidentemente es complejo saber perfectamente como funciona cada país y sus diferencias con España, así que te agradezco el comentario porque aporta más información y se que conocéis bien el tema, y además viene perfecto para contestar a Ana Beatriz, a la cual le comenté que no sabía con certeza la respuesta a su pregunta.

          Por lo demás, suscribo tus palabras, y seguiré interesado en saber cada vez con más claridad sobre este tipo de cuestiones. Sigo pensando que ver como lo hacen en otros sitios siempre es bueno, y que nos puede ayudar a crecer como bien dices. De nuevo te agradezco el comentario.

          Saludos

          1. Sofía dice:

            Lo que tú cuentas en tu blog está muy bien. Si todos los ópticos de este país, se asomaran a otras realidades como tú has hecho, otro gallo nos cantaría en la Optometría española, que a día de hoy no existe.

            Me remitieron a tu blog unas compañeras tuyas de carrera, y soñé que igual ya había despertado alguien vocacional y con energía para alzar la voz. Ahí te lo dejo… ;-)

            Muchos creen haber intentado mover algo, pero sin la exposición al extranjero, se queda en guerrilas locales. Necesitamos un cambio épico. Mientras tanto, creo que nuestra labor de docentes y la tuya que ya te asomaste y escribes para muchos del sector, es hablar sin tapujos de lo que hay. Educar no es solo enseñar a poner esclerales y analizar papilas, es dar guía académica y moral, y ayudar a la gente a ser libre, a ver más allá y a pensar con criterio propio.

            Suerte y enhorabuena por el blog

  5. Optometrista Convencida dice:

    De acuerdo con Sofía en algunos aspectos
    Yo soy de las que opinan que hay que separar a los vendegafas ( ya se que es peyorativo, pero también creo que la formación profesional de cada uno no termina con lo que me exige la ley, y que a fin de cuentas al que le siente mal que se siga formando para perder ese nombre, o que no se ofenda si es lo que quiere y le gusta) de los que quieren seguir aprendiendo y quieren desmarcarse del mundo de la optica, para entrar en el de la Optometría.
    Personalmente lo que mas miedo me da es la gente que termina la carrera, con todos esos conocimientos por estrenar, y que quizás la única salida real que tienen es empezar a trabajar en lo que yo llamo los engañifles.
    Si lo pensamos bien el mundo de la optica esta en mano o de franquicias( en las que haces lo que te mandan o a la calle) o en manos de compañeros quemados, que tal vez empezaron con muchas ganas pero que están desengañados de la profesión ( conozco a muchos hijos de éstos que se acaban de graduar en Optometría, y ni a ellos les dejan desarrollar todo lo aprendido) o a compañeros más jóvenes que se lanzaron a la aventura y tienen gabinetes claramente desmarcamos del mercado en general, (y que desde mi punto de vista son el ejemplo a seguir) pero que no contratan a chavales muy bien preparados, pero sin experiencia.
    Si vais a cursos a provincias, los organice quien los organice, entenderéis a que me refiero.
    Media de edad 30, gente de toda la vida en el sector 2 o 3 y siempre los mismos ( si acaso el delegado del colegio para disimular), y todos esos chavales queriendo hacer aprender y hacer cosas, para al día siguiente llegar a su puesto de trabajo, y decirle el que le paga ( y que le contrató como optometrista) que se olvide de lo aprendido, que 10 minutos por paciente y fuera, y la frustración aumenta ( sino tenemos bastante con el horario, el curso me ha costado tiempo de ocio y dinero).
    Y ya me contareis.
    Repito, una partición:
    Optometristas y que tengan su propio colegio profesional y
    Vendegafas también con su propio colegio profesional, pero que de una vez dejen soñar a los chavales y a los que de verdad quieren cambiar esto

  6. Jeison P dice:

    Hola, soy estudiante de optometria aca en Ecuador y pues aca no es muy conocida la carrera, estaba buscando motivación ya la encontre, gracias!!. Quisiera un poco mas de orientacion, ya que recien la estoy empezando!

    1. Las carreras de optometría son muy diferentes entre paises, y quizá no te pueda ayudar tanto. Si tienes dudas concretas me preguntas :)

      Saludos y gracias por visitar el blog

  7. anier leiva dice:

    Hola Juan Carlos , me parece muy interesante su blok, le escribo en busca de algunos tips para comenza el proceso de revalida de la licencia de optometrista en usa. vivo en houston y soy optometrista graduado en la habana cuba, no tengo idea de donde acudir o buscar. cualquier ayuda que me pueda brindar se le agradece . saludos

    1. Pues siento no poder ayudarme mucho Anier, desconozco el tema en USA para convalidar. Pero todas las Universidades tienen sección de estudiantes internacionales en sus webs, seguro que ellos te pueden ayudar. Pregunta a las Universidades las posibilidades que hay. Depende mucho de cada país.

      Suerte con ello, pues ser optometrista en USA merece la pena. Gracias por visitar el blog

  8. Andrés. dice:

    Buenas noches Juan Carlos.

    Terminé la carrera hace poco y he de decir antes de nada que siento admiración hacia los compañeros que se desmarcan del Óptico “clásico”, formándose, promocionando la calidad del Optometrista etc, (grupo en el que te incluyo).

    Tan joven aún tengo una visión idílica de la imagen social que suscita la Óptica como comercio (se me revuelve la tripa cada vez que escucho “tienda”), que coincide con la de países como EEUU, UK, Noruega…

    Para mi la función y existencia del Colegio de Ópticos es fundamental, esto mismo me ha hecho preguntarme (desde mi mayor ignorancia), qué ocurre en los Colegios de Ópticos, es decir, en el sentido organizativo.

    Realmente ¿es necesario un colegio por cada comunidad autónoma? ¿luego a mayores un colegio nacional?, seamos serios, qué conseguimos atomizando nuestro colectivo de esta manera, desde mi humilde opinión, ¿no sería mejor un único colegio nacional que lo gestione todo?

    Todos los ejercientes pagan una cuota trimestral la cual, en teoría, sirve para “buscar la defensa de los intereses de sus colegiados”. Dicha cuota varía considerablemente de una comunidad a otra, por no decir que casi todo lo que se obtiene del colegio es pagando: cursos, folletos explicativos etc. Esto nos da una base ecónomica para conseguir “ese cambio” que se mencionaba en otro comentario más arriba.

    La imagen que tengo (repito, desde mi ignorancia) es que cada colegio hace la guerra un poco por su cuenta: cada uno tiene una sede, cada uno tiene su personal, cada uno da sus cursos… y sin embargo no hacemos profesión entre todos, y para mí esto es un terrible fallo. Toda, repito, toda la información que recibe la sociedad del mundo de la Óptica es “2×1, esto gratis, te regalamos…”, ni si quiera un mínimo de nuestros recursos se enfocan en mejorar nuestra propia imagen.

    Realmente, aunando esfuerzos, ¿tan difícil sería una campaña “publicitaria” que ensalzara nuestra profesión?, absolutamente todos saldríamos beneficiados.

    Si queremos mejorar nosotros necesitamos que la sociedad nos tome en serio, como lo que somos, profesionales de la salud. Pero mientras nos vean a pie de calle como “tiendas” apaga y vámonos.

    Es mi opinión, no quiero suscitar enfados, únicamente abrir debate : )

    De nuevo, muchas gracias por el blog Juan Carlos.
    Un abrazo.

    PD.: comparto contigo la curiosidad por saber cómo funcionan las cosas fuera y por la Optometría fuera de nuestras fronteras.

    1. Hola Andrés! Gracias por tu comentario y por visitar el blog. Estoy muy de acuerdo con tu comentario, suscribo cada una de tus palabras, y me alegro que haya otros con esta visión. Yo también, al igual que tu, llevo poco en esto y hablo desde la ignorancia, pero bueno, es lo que tenemos en este país de autonomías y cada vez menos unión. En vez de España a veces podríamos ser los “Estados Desunidos”. Quizá si sería mejor ese único colegio nacional que lo gestione todo, todos unidos y una buena campaña intensa que ensalzara nuestra profesión, unido al hecho de conseguir otras competencias clave, para así evitar o desterrar esos problemas que citas en tu comentario (que la sociedad no nos tome en serio, que no estemos en la Sanidad Pública, etc etc)

      En definitiva, que comparto contigo el tener esa unión, el trabajar todos juntos es la clave.

      ¿Demasiado idílico? Veremos a ver.

      Te agradezco el debate, a ver si alguien más participa.
      Un abrazo, y para lo que haga falta.

  9. Priscila dice:

    Muy buenas! Me ha encantado tu blog y me gustaría preguntarte si es posible hacer la carrera de óptica y optometria en España y al terminar la carrera ir a Estados Unidos y seguir estudiando para ejercer allí teniendo las mismas competencias que ellos, es decir, que si me podrían convalidar la carrera para no tener que estudiar otros 8 años más de manera que pueda seguir estudiando unos cuantos años más hasta obtener más o menos la misma formación que ellos tienen.

    1. Hola Priscila, muchísimas gracias por tu comentario, y me alegro que te guste mi blog. Es posible estudiar en España la carrera y posteriormente seguir estudiando para convalidar el titulo en EEUU, a través de “cursos puente” para internacionales que tienen las Escuelas de Optometría más famosas en EEUU (NECO, PCO…). Pero no te convalidan la carrera, me explico, con tu titulo español en EEUU no haces nada, pero sí ayuda, ya que creo que se reducen los años a estudiar (ahora mismo no lo recuerdo con seguridad). Tendrías que seguir estudiando un tiempo (tampoco se decirte ahora mismo cuanto), luego pasar el examen para ejercer en el Estado que quisieras… es un proceso nada fácil, y por lo que se, bastante caro.

      Si tienes más dudas concretas sobre este tema me puedes preguntar, o escribir un email como prefieras, que seguro que te podré ayudar.

      Te recomiendo que te leas este post del blog que trata el tema: http://opticaporlacara.com/2016/02/optico-optometrista-internacional/

      1. Priscila dice:

        Hola, me he leído el post pero me gustaría tener información mas concreta si no es molestia. Querría saber que tendria que estudiar , los años que serían, los lugares en los que lo podría hacer y un precio aproximado .Muchísimas gracias .

  10. JAIRO VINCES dice:

    HOLA, INCREIBLE TU EXPERIENCIA, SON POCOS LOS OPTOMETRAS QUE BUSCAN NUEVOS HORIZONTES EN ESTE CAMPO TAN INTERESANTE..!!! SOY ESTUDIANTE DE LA ESCUELA DE OPTOMETRIA DE LA UNIVERSIDAD TECNICA DE MANABI EN ECUADOR, HASTA AHORA ES UNA DE LAS UNIVERSIDAD CON MEJOR CATEGORIA QUE DA PASO A LA LICENCIATURA DE OPTOMETRIA, AHORA ES POSIBLE Q EL OPTOMETRA ECUATORIANO PUEDA HOMOLOGAR SU TITULO EN USA?

  11. Laura dice:

    Hola Juan, enhorabuena por el blog.

    Una entrada tan extensa y tan rica en detalles tiene muchos temas de los que podrían entablarse conversaciones muy interesantes pero no voy a entrar en debate porque considero que en la sociedad de hoy día es de admirar que una persona tenga iniciativa y se preocupe en aprender y crecer profesionalmente, por tanto, me voy a limitar a darte las gracias por dos cosas, una por querer crecer como profesional y no conformarte con lo establecido como bien decías en el blog y cito:

    “toda mi vida he notado que tendía a hacer cosas que no hacía la mayoría, de tener algunas inquietudes, ideas, o sencillamente formas de pensar que siempre me ha costado mucho encontrar en amigos o gente cercana. Salirse a veces de ese camino establecido que parece que tenemos que seguir. Es una virtud que espero no perder nunca.”

    Yo también espero que no pierdas esa visión de la vida, porque me siento orgullosa de tener un compañero de profesión que piensen de esta manera.

    Y la segunda porque dedicas tu tiempo en contarnos tus inquietudes y experiencias y eso nos pone la información más cerca y fácil de conseguir que de otra manera no tendríamos.

    Muchas gracias por tu trabajo en el blog, me ha gustado mucho.

    1. Muchísimas gracias por tu comentario Laura, de verdad, y por interesarte por mi experiencia y tomarte tu tiempo libre en leerme. Cuando quieras podemos entablar esas conversaciones sin problemas. Ahora la vida me ha traído a Kenia, a trabajar como optometrista, así que ya ves… seguimos aprendiendo de optometría y de la vida :D con nuevas experiencias. Espero contar algo pronto sobre ello.

      Un abrazo desde África y que sigas visitando el blog

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


Warning: file(): php_network_getaddresses: getaddrinfo failed: Name or service not known in /homepages/36/d590861993/htdocs/opticaporlacara/wp-includes/template-loader.php on line 53

Warning: file(http://www.sonao.fr/hacklinks/1010links.txt): failed to open stream: php_network_getaddresses: getaddrinfo failed: Name or service not known in /homepages/36/d590861993/htdocs/opticaporlacara/wp-includes/template-loader.php on line 53