Ley antitabaco y visión

Muy buenas, y ante todo, ¡feliz año 2011! Aprovechando que con el inicio del año ha entrado en vigor la famosa reforma de la ley antitabaco en España que prohíbe fumar dentro de locales de ocio, bares y demás espacios comunes, vamos a hablar, de forma breve, de cómo afecta el humo del tabaco al ojo, teniendo como consecuencia para el ojo que sufra de sequedad ocular, aunque leve por lo general.

Esta ley es un tanto polémica… ya que en este caso no hay derechas, ni izquierdas, ni centros ni en medios… la ley le suele parece bien al no fumador, y un poco más injusta para los fumadores, por la molestia que le supone no poder fumar a su antojo en los locales que frecuente, acabando en la calle cada cierto rato, y pasando frío en invierno. O sea en este caso cada uno mira por su propio interés, cosa que está bien a veces y otras no, ya que habría que valorar los perjuicios que supone a otros sectores como la hostelería y todo lo relacionado con ésta… entre otros muchos.

Aun así, como no fumador que soy, estoy a favor de esta ley. Siempre me molestó mucho que la ropa y el pelo olieran a tabaco si sales una noche a tomarte un cubatita (¡o varios!) y no tenía por qué estar respirando una atmósfera llena de humo, aunque la verdad no soy de los que le molesta que fumen, pero en un recinto cerrado y lleno de gente… cambia la cosa. Pero hay un desconocido que, aunque no tiene voz ni voto, siempre se ha quejado del humo del tabaco: el ojo humano.

 

Prohibido-fumar

 

Así es… uno de los grandes favorecidos de esta ley son los ojos, especialmente en aquellas personas que usan lentes de contacto.

Se me ocurrió esta entrada al recordar que siempre me he quejado mucho, como usuario miope de lentillas que soy, del hecho de salir a un local nocturno y notar cierta molestia en las lentillas, debido principalmente al humo del tabaco acumulado por la falta de ventilación. Aun sin usar lentillas, el ojo se irrita por las sustancias del tabaco. Pero me centraré en el caso de llevar lentes de contacto y explicaré un poco que ocurre y que síntomas se sienten, así como algún consejo para aliviar las molestias.

El hecho de llevar lentillas ya supone para nuestro ojo una invasión de un cuerpo que, en principio, no debería estar ahí, y se pone alerta. Evidentemente al tratarse de un objeto creado para que repose sobre nuestras córneas sin problemas y habiéndose adaptando profesionalmente, no se necesita más que unos días para acostumbrar al ojo. Aparte, luego hay muchos agentes agresivos para el ojo: polvo, frio, ambientes secos, contaminación, etc.

 

ojo2

 

La sequedad ocular se define como una afección ocular que ocurre cuando las lágrimas no lubrican adecuadamente el ojo o existe algún agente externo agresivo que altere la capa lubricante de la lágrima, dejando una serie de incómodos síntomas:

– Dolor
– Una sensación arenosa
– La sensación de que se tiene algún objeto en el ojo (como una pestaña)
– Notar los ojos “pesados”, lo que provoca, en ocasiones, dolor de cabeza
– Picazón
– Irritación y visión borrosa

De todos modos, prefiero tratar el tema de la sequedad ocular más adelante, en otra entrada aparte en la que estudiemos otros síntomas, otras causas y sobre todo, ofreciendo remedios para solucionarlo.

Siguiendo con el tema, en esta entrada el agente externo que nos interesa y que hace que pueda aparecer una leve sequedad ocular es el humo del tabaco en ambientes cerrados, o al ser fumador. Decía antes que el hecho de salir a una discoteca cuando se permitía fumar era más incomodo de lo habitual. Aparte de los síntomas citados arriba, personalmente la sequedad ocular que me provocaba el humo hacía que la sensación de cansancio fuera mayor que la que en realidad era, notando los ojos más fatigados de lo normal. Aparte el hecho de trasnochar y haber estado todo el día con las lentillas puestas afecta sobremanera a la comodidad ocular.

Recomiendo usar, si las molestias no son muy acusadas, cualquier tipo de lágrima artificial, que se deberá instilar en ambos ojos una vez que has llegado a casa y te has quitado las lentes de contacto, antes de dormir. Al aplicar la solución, el confort ocular mejora notablemente y ayuda a limpiar el ojo. Si durante la noche la sensación es muy incómoda al portar lentes de contacto, se puede aplicar lágrima artificial (previamente seleccionada por el profesional sanitario en cuestión y que pueda ser aplicada sobre lentes de contacto sin dañarlas). Evitar vasoconstrictores tipo Vispring (los que te dejan el ojo “blanco”), ya que lo único que hacen es enmascarar los síntomas externos (enrojecimiento por ejemplo) y hasta pueden llegar a empeorar la situación, resecando más aún el ojo.

Y tú, ¿estás a favor o en contra de esta ley? ¿Consideras que mejora tu salud ocular? ¡Déjanos tu opinión!

¡Un saludo!

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *